Muchas veces escuchamos en nuestro país la recomendación de utilizar viscosidades de aceite superiores (por ejemplo, SAE 20W-50). El argumento presentado es que como en el país hace calor, los aceites de menor viscosidad no aguantan y dejan de lubricar debido a las altas temperaturas.

Esto es un mito, como explicaremos a continuación.

Los motores trabajan cerca de los 90 grados Celsius, y tienen un sistema de refrigeración (radiador, liquido refrigerante, termostato, etc.) que es el encargado de mantener un rango de temperatura de trabajo constante.

La temperatura exterior, en el día de mayor calor, no superará los 60 grados Celsius. Por lo tanto, la temperatura exterior es inferior a la temperatura de trabajo de los motores.

Por lo tanto, si un aceite fue preparado para trabajar dentro del motor a una temperatura que ronda los 90 grados, la temperatura exterior tendrá poca influencia en su viscosidad.

Los aceites Liqui Moly, de calidad superior, están preparados desde su desarrollo para soportar y exceder los requerimientos de temperatura, presión, fuerzas, etc. que se presentan en los motores para los cuales han sido diseñados.

Los motores son desarrollados por las distintas marcas, con distintos requerimientos hacia el aceite motor que deben utilizar, y es por lo que surgen las normas, especificaciones u homologaciones. Estas especificaciones, una vez cumplidas por un aceite, garantizan que el aceite podrá cumplir con lo requerido por el motor, en aspectos como limpieza, protección, y también evaporación y estabilidad de la viscosidad.

Un aceite de mala calidad podría no llegar a soportar los requerimientos de manera adecuada, por ejemplo, la temperatura o presión operacional, y podría evaporarse. Esto sucede muchas veces en nuestro medio, y el propietario del vehículo o inclusive el profesional que atiende el vehículo, opta por aumentar la viscosidad indicada, con la falsa creencia que el motor está consumiendo aceite debido a un desgaste prematuro del motor.

El aceite de menor calidad se empieza a evaporar mucho antes que el aceite de calidad superior. El aceite de menor calidad se evapora mientras que el aceite de calidad superior aguanta la temperatura.

Otro aspecto relacionado a la viscosidad del aceite motor, menos conocido, es que el aceite motor también tiene la función de refrigerar al motor, disipando el calor. Si un motor requiere una viscosidad de por ejemplo SAE 5W-30 y le colocamos una viscosidad muy superior, estamos causando que el aceite circule a menor velocidad, con lo cual tiene una menor capacidad de disipar el calor. Esto causa que el motor trabaje mas caliente que lo previsto, lo que a su vez repercute en su vida útil y la de sus componentes.

Es por ello que recomendamos utilizar la viscosidad y la norma o especificación indicada por el fabricante del vehículo, para así brindarle al motor lo que necesita y no reducir innecesariamente su vida útil prevista.

En nuestra página web tenemos disponible una guía o buscador de aceite, el cual seleccionando marca y modelo indica cuales son los aceites indicados para el vehículo. En base a la selección mostrada, el usuario elige el aceite adecuado contemplando los km del motor, el aceite que venía utilizando últimamente, y la utilización prevista del vehículo.