La tecnología híbrida esconde peligros para el motor de combustión integrado, indica David Kaiser de LIQUI MOLY

En los vehículos de tracción híbrida convergen dos fuentes de energía diferentes: un motor eléctrico y un motor de combustión. A diferencia que en los vehículos convencionales, que están propulsados exclusivamente por gasolina o diésel, el motor de combustión de un híbrido funciona sólo en determinadas situaciones y frecuentemente a baja carga. David Kaiser, director de investigación y desarrollo en el especialista alemán en aceites y aditivos LIQUI MOLY, explica qué problemas se derivan de ello y de qué manera los pueden evitar los conductores y los talleres.

¿En dónde radica la diferencia entre los requisitos para un motor de un híbrido frente a un vehículo convencional?

David Kaiser: En un híbrido, el motor de combustión no está en servicio permanentemente. Al arrancar, en recorridos urbanos y en los desplazamientos cortos, la transmisión eléctrica es la que mueve al vehículo. Sólo en los desplazamientos largos, a partir de velocidades medias o en caso de que la batería esté vacía, se conecta el motor de combustión. Es decir, se trata de un perfil de conducción bastante asimétrico.

Sin embargo, el desgaste en los desplazamientos largos es menor que en los cortos, ¿no es así?

David Kaiser: Así es. Los vehículos híbridos disponen de una autonomía claramente inferior en comparación con los vehículos convencionales y explotan sus capacidades en los desplazamientosDavid Kaiser de corta y media distancia. Por ello, el motor de combustión sólo entra, la mayoría de las veces, brevemente en funcionamiento. Esto es bueno para el medio ambiente, pero malo para el motor.

¿Por qué?

David Kaiser: El combustible permanece mayor tiempo en el tanque debido al bajo consumo y por ello envejece más. El aire -el oxígeno que forma parte del mismo- , la humedad y la temperatura inciden en las características de la gasolina y del diésel. Con ello empeora el arranque en frío y el comportamiento en marcha durante la fase de calentamiento de los motores, que es más extensa en los híbridos. Con ello, los combustibles se ven expuestos a un envejecimiento y una oxidación naturales. La aportación de oxígeno causa la oxidación del combustible, y ello puede generar residuos. En conjunto, las características del combustible empeoran. En casos extremos, el combustible puede llegar, en algún momento, a quedar inservible para el motor.

¿Qué puede hacer ante esto el conductor?

David Kaiser: La calidad del combustible se puede estabilizar con los así llamados aditivos. LIQUI MOLY ha desarrollado un aditivo especial para vehículos híbridos. Una de las funciones del aditivo es la de frenar el proceso de envejecimiento del combustible y mantener estable de esta manera la calidad del mismo.

¿Los residuos anteriormente mencionados pueden causar también problemas en el depósito de combustible?

David Kaiser: Los elementos necesarios para el buen funcionamiento del motor son el aceite de motor, la electricidad, el aire, el líquido refrigerante y el combustible. Si algunos de estos componentes falla, puede causar daños al motor. Los residuos en el depósito pueden obturar el filtro de combustible. Sin embargo, tal cantidad de sedimentos sólo se forman en casos excepcionales. El problema principal de los residuos ocurre en otro lugar.

¿Dónde exactamente?

David Kaiser: En los híbridos confluyen los más recientes desarrollos de la ingeniería de motores. Estos grupos motrices modernos y eficientes imponen altísimos requisitos a la calidad del combustible. Precisamente cuando el funcionamento del motor de combustión es irregular y breve, el riesgo de que se formen residuos en el sistema de inyección es grande. Con ellos empeoran el patrón de atomización y la combustión, lo que a final de cuentas lleva a un peor rendimiento del motor. De esta manera puede llegar carburante, que no ha pasado por la combustión, al aceite de motor y diluirlo. Por ello es extremadamente importante que el sistema de combustible esté limpio.

¿Cómo se puede mantenerlo limpio?

David Kaiser: Puede ayudar mucho que el motor funcione constante y regularmente, pero esta no es una alternativa, menos aún en vehículos híbridos, donde supone más bien una excepción. Los complementos limpiadores presentes en nuestro Hybrid Additive disuelven los sedimentos y evitan que se vuelvan a formar más residuos viscosos, resinosos o grasos. Esto significa que puedo aplicar el aditivo de manera profiláctica o para solucionar problemas existentes. Para la prevención, se debe añadirlo regularmente a la gasolina en el tanque.